Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Pages Navigation Menu

De sal y de personas

Ayer oí a un cocinero alabar las ventajas de sazonar la carne con sal gorda, y del porqué debía evitarse la sal fina para esos menesteres. Una cosa me llevó a la otra y me sorprendí asociando los distintos comportamientos de la sal cristalizada, con los de las personas.
Consejo culinario:
Para salar la carne es mejor utilizar sal gorda, porque la carne absorbe la que necesita, mientras que la sal fina penetra rápidamente y sin medida, de forma que una vez esparcida, ya no tiene remedio el estropicio, caso de no haber calculado bien la cantidad necesaria para obtener el sabor óptimo.
Hay gente que es como la sal gorda, generosa; toman de ti lo justo para ser y que seas feliz, te dejan que los disfrutes hasta donde tú quieras, puedes estar con ellos, pero también estar con otros y no necesitan convertirse en el centro de tu existencia pasada, presente y futura. Uno debería sazonar siempre su vida con personas así

Luego están los otros, la sal fina. Te invaden, lo quieren todo. Tu afecto, tus emociones, tus pensamientos. Todo debe girar a su alrededor… aunque eso no te haga feliz, porque la felicidad es como esos animales que sólo pueden vivir en libertad. Son esa gente ante la cual, sin saber muy bien porqué, te sorprendes a ti mismo, a veces, mostrando desprecio por cosas que te importan. Hablo de aquellos que te admiraron porque eras un espíritu libre y a los que no fue la promesa de disfrutar tu compañía, sino la esperanza de lograr tu sometimiento, lo que les hizo dirigir su brújula hacia ti.

A veces, cuando eres muy joven, te convencen y confundes su actitud con el cariño, pero más tarde, cuando ya has aprendido que es la libertad (y no el amor) el bien más preciado, el único por el que vale la pena luchar, hasta morir si es necesario, comprendes que esas personas son tóxicas… y huyes (porque debes) de ellas, como de la peste.

Algunos pensaréis que exagero, pero no es así. La gente que depende emocionalmente de uno, acaba desarrollando una suerte de odio secreto, fruto de todas las veces que te han perdonado sin que se lo hayas pedido, de toda la distancia que tienes derecho a poner y que no pueden evitar que pongas, de todas las barreras que has levantado para defenderte y que no consiguen derribar…

Creo que fue Gregorio Marañón el que dijo: “sólo sabrás lo que valgo, si me dejas ser tal como soy”.

Lo de la sal, como consejo culinario, no sé si es muy bueno, pero lo de huir de aquellos que intentan evitar que vivas una vida a la que tienes derecho, como consejo a secas, ya os digo yo que es de los mejores… aunque hacerlo sea difícil… ¡y duela!

¡Que tengáis un libre, emocionante y feliz domingo todos!

Avatar

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter

13 Comentarios

  1. Avatar

    @Matty. Doncs si, arriba l'adolescència i SEMBLA que tot el que hem fet per educar-los de petits, no ha servir per res, però no… desprès resulta que si els hem ensenyat que han de prendre decisions lliurement, li agafen el gustet i no es deixen “mangonejar”… o al menys és el que crec… el que espero… l'esperança a la que m'agafo… 🙂

  2. Avatar

    Jo, com la sal… gorda! hehehe, és que m'estic motivant per a començar el règim.
    A banda d'això, quina raó tens amb lo d'intentar no asfixiar els nostres fills. I tot i fent esforços, després arriba una bonica etapa que s'anomena adolescència i tot s'esfondra. Què hi farem, no?

  3. Avatar

    @Ferran. Sí que t'expliques, sí 😉 És veritat que hi ha gent que necessita tenir coses i persones… i a més a més, necessita tenir-les en exclusiva (què és una cosa que els publicistes saben molt bé)… Tot plegat estem en un moment històric on caldria una reflexió sobre els valors, perquè aquesta decadència cansa…
    Quines poques ganes tinc de treballar avui… (això no té res a veure, però necessito dir-ho, a veure si canvio de tendència… je, je)!

  4. Avatar

    Suposo que tot això que comentem té a veure amb la diferència entre “ser” i “tenir”; el valor el té “ser” (amic, company, suport), però alguns no són sense “tenir” (amic, company, suport).

    No sé si m'he explicat gaire bé. Hmmm…

    Que passis bona setmana tu també.

  5. Avatar

    @Ferran. Completament d'acord amb tu! no em referia només a les relacions amoroses. Encara recordo aquelles amiguetes de l'escola que exigien que només fossis la seva “millor amiga”… i això volia dir no tenir cap altra amiga més! Justament el fet de que, ja des de petites, les persones presentem aquesta tendència, em fa pensar si no serà consustancial a la nostra forma de ser… jo, per si un cas, no baixo la guàrdia, que no se sap mai!
    Bona setmana, Ferran!

  6. Avatar

    Per alguna raó algú va dir allò que “hay amores que matan”. Santa raó que tenia qui fos. Jo sempre dic que les relacions -totes: les sentimentals, les amistats, les relacions entre veïns… totes- han de ser “fàcils”. Això és: hi sóc per quan et cal, hi ets per quan em cal, no abuso, no abuses, et deixo respirar, em deixes respirar…

    Trobo que no és taaan difícil; ens podem equivocar en un moment donat, esclar, però en general penso que no, que no és tan difícil.

    Que tinguis una feliç setmana, Francesca.

  7. Avatar

    @Juana. Yo es que no soporto el chantaje emocional… me parece repugnante. Sobre lo que dices de las madres, recuerdo que cuando mi hijo era un bebé, me dió la neura de repetirme como un mantra “no es de tu propiedad, no es de tu propiedad”, porque me daba miedo “asfixiarlo” de tanto amor. Afortunadamente, ahora se ríe de mí y me dice que hasta sus amigos no entienden como su madre no se mete en sus asuntos… y no es que pase, es que quiero que viva su vida ÉL, y yo seguir con la mía… que tampoco está mal 😉

    @Minipunk. ¡Qué ilusión verte por aquí! Bonitas palabras las de Bucay (y eso que yo no soy muy fan suya). La analogía casi me salió sola… yo no sabía que la sal gorda actuaba así, ya ves, pero ¡me pareció una forma tan sabia y respetuosa de actuar! Gracias por leer este blog y ya sabes, siempre serás bienvenido.

  8. Avatar

    Me ha gustado, me apunto esta analogía.
    Me ha recordado a la poesia de Jorge Bucay QUIERO.
    Si no la conoces, te gustará.

  9. Avatar

    La dependencia produce rabia, les pasa a los muchachos con las madres hiperprotectoras, aunque el equilibrio es difícil …. estamos interrelacionados los unos con los otros, en un entramado tan …. interesante …. es domingo hace calor y la carne me gusta con poca sal jeje

  10. Avatar

    @cumClavis. A mí también me parece un buen consejo… por eso lo digo, a pesar de que soy poco de aconsejar.

    Decir que para valorar se debe evitar toda interacción es en esencia correcto, pero a la práctica… ¿fijarse en alguien con la intención de valorarlo no es ya una manera de interaccionar?, la evaluación del primer gesto, del primer rasgo de su carácter, ¿no condiciona la evaluación del segundo?. Decir que existe la valoración aséptica sería como decir que existe la valoración “correcta” y eso… porque luego está la otra parte, uno valora desde sí mismo… y desde su experiencia, su ética… ufff… es para pensarlo lento esto que dices, sí…

    Seguramente, tu opción de no utilizar sal es la más prudente, porque a veces te parece que es sal gorda y es fina “apelotoná”… el problema es que la carne hay que sazonarla de vez en cuando, y para esos casos, mejor tener claro que sal usar… ¿no?… ¡vaya, me parece a mí! 😉

  11. Avatar

    @Gerineldo. Más, de personas hay más clases de sal!!! Esto mío ha sido taxonomía básica, pero básica, básica… para saber cuando tienes que correr y cuando puedes quedarte a mirar un poco el espectáculo 🙂

  12. Avatar

    Este consejo es, a mi parecer, uno de los mejores que pueden darse. Por mi parte intento cocinar sin sal, ni de la fina ni de la gorda [por si acaso…].

    Respecto a los otros, si uno quiere tener una percepción con cierto atisbo de realidad, primero ha de desembarazarse de cualquier transacción que le una a la persona a la que se quiere “valorar”. Mientras haya algún tipo de intercambio, la percepción que se tiene del otro siempre está sujeta a las particularidades de esta transacción. Es curioso, pero para poder “apreciar” a alguien de verdad, lo primero es ser independiente de todo lazo que te vincule a él…

  13. Avatar

    Pues en mi casa tengo sal gorda, sal fina seca, sal para hornear que también es gorda, sal fina húmeda. Y cuando me pongo a cocinar, siempre le tengo que preguntar a mi mujer cual usar para no equivocarme. Mejor preguntar que metar la para. Creo que hay tantas clases de sal como de personas. Salu2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *