Pages Navigation Menu

Tarta de coco

Os conté el domingo pasado que pensaba dedicar la tarde a leer, tomar té y comer un pedazo de tarta de coco. Bueno, pues la tarta en cuestión era esta y es más sencilla de lo que parece, que es mucho decir. Lo cierto es que las horas dieron poco más de sí, pero no hizo falta más. Os paso la receta, por si os animáis…

INGREDIENTES MASA:

    • 100 gr. mantequilla
    • 100 gr. azúcar blanquilla
    • 75 gr. coco rallado
    • 25 gr. harina
    • 3 huevos
    • 1/2 sobre de levadura
    • 1 pizca de sal
    • 2 cucharadas de postre de coco en pasta Home Chef

INGREDIENTES COBERTURA:

    • 1 taza café de agua
    • 1 taza café de icing sugar
    • 1 cucharada postre de pasta de coco Home Chef

 

Precalentar el horno a 170ºC.

Mezclar en la amasadora la mantequilla con el azúcar hasta que adquiera consistencia de crema blanquecina. Primero a velocidad baja, que iremos subiendo hasta la máxima, en la que la trabajaremos aproximadamente 3 minutos.

Añadir a esa mezcla los huevos, uno a uno. A velocidad media, para que no se corte el preparado.

Sumar a todo lo anterior, la mezcla de harina -previamente tamizada-, levadura y sal. Hacerlo a velocidad media y durante el mínimo tiempo necesario hasta que se incorporen bien los ingredientes, porque si batimos mucho en este punto, el bizcocho no será esponjoso.

Añadir entonces la pasta de coco y batir a velocidad baja hasta que la mezcla quede homogénea.

Poner la masa resultante en el molde preparado previamente, bien con spray desmoldador de la marca Dübör (eso hago yo desde que lo descubrí) o bien frotando las paredes con mantequilla y espolvoreando harina sobre ella.

Hornear a 170º C durante aproximadamente 30 minutos.

Sacar enseguida del horno, esperar unos 10 minutos y luego desmoldar el bizcochos sobre una rejilla. Presentarlo por la parte inferior, que es la que, al volcar la tarta, queda encima y es lisa como el fondo del molde.

Preparar el almíbar poniendo en un cazo el agua con el azúcar y hervir hasta que alcance el punto de espesor que deseéis. Después retirar del fuego y añadir la pasta de coco removiendo bien.

Mientras la tarta todavía está templada, se pasa al plato de servir y se pinta con el almíbar, sirviéndose de una brocha de silicona. Veréis cómo el almíbar se endurece enseguida, al enfriarse, formando una capa dura y semitransparente.

Y, en cuanto se enfríe la tarta ¡a merendar!

 

¡Buen provecho, socios!

 

 

Quizás también te guste leer:

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *