Pages Navigation Menu

Tarta de cacao

5 Flares Twitter 0 Facebook 5 Pin It Share 0 Google+ 0 Email -- 5 Flares ×

Sigo experimentando con la sustitución de la harina por otro ingrediente seco y esta vez he sustituido 3/4 partes por cacao puro. Venía Lola a comer y supuse que le gustaría aunque, al probar la masa y ver que no era un pastel especialmente dulce, tuve mis dudas; pero resultó que le encantó y es la que haré para celebrar el cumpleaños de las “chicas de enero”, que somos, como habréis imaginado, nosotras dos.

INGREDIENTES MASA:

    • 100 gr. mantequilla
    • 100 gr. azúcar blanquilla
    • 75 gr. cacao puro
    • 25 gr. harina
    • 3 huevos
    • 1/2 sobre de levadura
    • 1 pizca de sal

INGREDIENTES COBERTURA:

    • 1 taza café de agua
    • 1 taza café de icing sugar

 

Precalentar el horno a 170ºC.

Mezclar en la amasadora la mantequilla con el azúcar hasta que adquiera consistencia de crema blanquecina. Primero a velocidad baja, que iremos subiendo hasta la máxima, en la que la trabajaremos aproximadamente 3 minutos.

Añadir a esa mezcla los huevos, uno a uno. A velocidad media, para que no se corte el preparado.

Sumar a todo lo anterior, la mezcla de harina -previamente tamizada-, cacao, levadura y sal. Hacerlo a velocidad media y durante el mínimo tiempo necesario hasta que se incorporen bien los ingredientes, porque si batimos mucho en este punto, el bizcocho no será esponjoso.

Poner la masa resultante en el molde preparado previamente, bien con spray desmoldador de la marca Dübör (eso hago yo desde que lo descubrí) o bien frotando las paredes con mantequilla y espolvoreando harina sobre ella.

Hornear a 170º C durante aproximadamente 20 minutos.

Sacar enseguida del horno, esperar unos 10 minutos y luego desmoldar el bizcocho sobre una rejilla.

Preparar el almíbar poniendo en un cazo el agua con el azúcar y hervir hasta que alcance el punto de espesor que deseéis (yo lo dejé bastante claro, en todo caso, pensad que al enfriarse se espesa un poco).


Mientras la tarta todavía está templada, se pasa al plato de servir y se pinta con el almíbar, sirviéndose de una brocha de silicona.
Para decorarlo hice unos pequeños corazones de pasta de azúcar, que teñí con una pizca de colorante lila y corté con un molde de galletas. Luego coloqué unas bolitas plateadas de azúcar.

Es una tarta más pequeña que las anteriores, porque el cacao abulta menos que la harina, pero pueden merendar perfectamente 8 personas. Eso sí, sin caer en la tentación de repetir.

 

¡Buen provecho, socios!

 

 

Quizás también te guste leer:

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter