Pages Navigation Menu

“¡Quiero un tío que abra la coca-cola con los dientes!”

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×
Eso es lo que me dijo ayer una de mis mejores amigas (recién separada de un genio de las matemáticas). “¿Pero que dices?”, le espeté yo. Y ella, “Que sí, que sí, que ya me he cansado de no tener tele, de hablar a todas horas de cosas trascendentales, de comida sana… que yo lo quiero es un primate al que le guste el ketchup y diga palabrotas mientras mira el fútbol… ¡si es que ni siquiera le gustaba el fútbol!”.
“Pero bueno Maripuri (tengo tendencia a llamar a la gente que quiero como no la llama nadie; ella, por supuesto, no se llama Maripuri), si a ti no te gusta ni el ketchup, ni el fútbol… ¡ni siquiera la coca-cola!”
“Pues eso, que no me guste nada de él… que sólo me guste él. ¡Que querer con argumentos tampoco me ha salido tan chupiguay!” Y en eso tiene razón, porque el matemático otra cosa no tendría, pero era más triste que un entierro de tercera (bueno, todavía lo es, pero es que cuando un hombre se casa con una amiga es como si estuviera en lista de espera para un cambio de sexo, pero cuando se separa… ¡es como si estuviera muerto!, curioso ¿no?, hablamos de él en pasado y todo).
En fin, que Maripuri se ha separado y a mí me espera una semana de cafés y charla que pa que te cuento (a las mujeres cuando nos separamos se nos desata la lengua ¡es tremendo!). Espero que encuentre al energúmeno muerde-chapas antes del próximo domingo y yo esté libre para escribir en el blog. No sería de extrañar, porque Maripuri siempre ha tenido éxito con los hombres, de hecho, ahora no es el mejor momento para recordárselo, pero la ruptura con el matemático tiene mucho que ver con un stripper que conoció en una despedida de soltera y que acabó dando un resultado totalmente sorprendente para mí (yo es que pensaba que esos tíos eran todos homosexuales… ¡eso me pasa por creerme lo que me dice mi marido!).
www.elclubdelosdomingos.com

Quizás también te guste leer:

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter

4 Comments

  1. siento comunicarte que has interpretado mal lo de Maripuri: no parece que tenga éxito con los hombres

    un saludo

  2. Eugenio, Matty, le he dado a Maripuri vuestros consejos y se ha puesto contentísima al saber que os interesa su historia. Gracias en su nombre.

  3. Pues yo también quiero uno… o dos… pero sólo para un ratito que después colonizan el sofá y es la mejor cura conocida para el romanticismo.
    Puestos a pedir, lo quiero con abdominales de esos de “tableta de chocolate”.
    Jeje, menos mal que mi marido no puede acceder al aula ni a los blogs.
    Matty

  4. Lo siento por “Maripuri”, pero tengo oido que los que abren la coca-cola con los dientes tampoco son los “buenos”, de todos modos dile que pruebe pero que no se juegue su autoestima.