Pages Navigation Menu

Maleta de libros. Invierno 2017

Un día en la vida de una mujer sonriente, de Margaret Drabble

Este ha sido el descubrimiento de este año, sin duda, gracias a que Impedimenta ha decidido rescatar los cuentos de una autora inglesa cuyo estilo recuerda a la de sus contemporáneas Elizabeth Taylor y Muriel Spark, todas ellas apuestas seguras para cualquier tarde fría de invierno.

 

 

 

 

La galaxia canibal, de Cynthia Ozick

Novela de personajes y de ideas. Inédita hasta ahora en español, es la segunda novela de la estadounidense Cynthia Ozick. Trata sobre la vocación pedagógica de un director de colegio superviviente del nazismo.

 

 

 

 

La torre de ébano, de John Fowles

Un crítico de arte, un pintor, dos muchachas, un escritor acosado por un ladrón filosófico, un diputado desaparecido, un grupo de amigos en el campo… Cinco relatos del autor de El mago recopiladas por Impedimenta.

 

 

 

 

La serpiente de Essex, de Sarah Perry

Por la ilustración de cubierta y porque empieza con esta cita de Montaigne: “Si me apuran para que diga por qué le amaba, siento que es algo que no puedo expresar, salvo contestando: «Porque él era él; y porque yo era yo”.

 

 

 

 

El último caso de Philip Trent, de E. C. Bentley

Una novela policiaca de las de antes. Escrita en 1913, cuenta la investigación de la muerte de un hombre de negocios por parte del detective Philip Trent, que mientras resuelve el enigma se enamora de la principal sospechosa. Ha sido publicada por Siruela en su colección de Clásicos.

 

 

 

 

Cosas transparentes, de Vladimir Nabokov

Quien haya visto la película de Isabel Coixet ‘La librería’ o haya leído la novela de Penélope Fitzgerald en la que está basada seguro que le han entrado ganas de leer ‘Lolita’. Esta que hemos elegido fue la penúltima novela de Nabokov. Es breve y en ella está el inimitable, complejo y exquisito estilo de su autor, y sus temas de siempre: la pasión, el tiempo…

 

 

 

 

La mecanógrafa de Henry James, de Michiel Heyns

Como Henry James es un autor que nos ha dado tantas horas de maravillosa lectura en la biblioteca del Club, esta novela puede ser una manera de conocerlo mejor, a través de Frieda, la persona que entre 1907 y 1916 pasó a máquina los textos que el novelista le dictaba. Y además veremos a otra de nuestras novelistas de cabecera, Edith Wharton, amiga de James.

 

 

 

Nuestra casa en el árbol, de Lea Vélez

“No sé si recuerdas cierta charla que tuvimos. Os dije: Niños, quiero que hagáis dos cosas importantes en la vida: la primera es que toméis nota de todo. La segunda, que elevéis la mirada, construyendo una casa en un árbol…”

 

 

 

 

 

Querido Miguel, de Natalia Ginzburg

Querido Miguel es una novela epistolar atípica, con personajes muy dispares y magníficamente trazados. Miguel es un protagonista que apenas aparece en el relato, pero que sirve de nexo entre la gente que, de una forma u otra, le ama: su solitaria madre, la alocada Mara, Angélica, la hermana responsable y eficiente… El mundo que crea Ginzburg es íntimo y cercano. La novela supuso para mí el descubrimiento de esta gran autora, cuya lectura hace que escribir parezca el oficio más sencillo del mundo. Pero por si todavía necesitábamos más razones para leerla, Acantilado le encargó la traducción a Carmen Martín Gaite, quien la realizó con sensibilidad y maestría. Una de las mejores lecturas de este invierno, sin duda.

Los infinitos de John Banville

“De niño, la lección que aprendió de su madre, tanto a bofetadas como con caricias, fue que el amor son hechos —lo que se hace, no lo que se siente—, pero quizá, piensa él ahora, era una lección falsa y el amor sea algo completamente distinto, algo de lo que él no sabe nada.”

Poco que contar. Banville es el mejor y sospecho que lo sabe, porque escribe desde la libertad que le da el estar por encima de las críticas. Tras tantas novelas es capaz de arriesgar y con esta lo hace. Una historia de hombres y de dioses, un texto magnífico. Banville se supera a sí mismo y solo eso ya es decir mucho.

Después del diluvio, de Francesca Cañas y Enrique Arroyas
Esta novela no puede faltar en la maleta. Tres amigos y la historia de un amor a lo largo del tiempo…

Quizás también te guste leer:

Pensé que aquí habría un baúl y, dentro, un mapa.

  • facebook
  • twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *