Pages Navigation Menu

Havana Club Cake

INGREDIENTES MASA:

    • 200 gr. mantequilla
    • 250 gr. azúcar blanquilla
    • 250 gr. harina
    • 2 cucharadas de postre pasta de praliné de avellana Home Chef
    • 5 huevos
    • 1 pizca de sal
    • 1 sobre de levadura Royal
    • 5 cucharadas soperas de ron Havana Club

INGREDIENTES GLASA:

    • 100 gr. icing sugar
    • 1 cucharada sopera ron Havana Club
    • 1 pizca de colorante amarillo en gel Wilton

 

Precalentar el horno a 170ºC.

Separar las yemas de las claras y mezclar las yemas con el azúcar, hasta que el azúcar quede totalmente disuelta y con apariencia de crema blanquecina.

Incorporar el ron Havana Club.

Añadir a esa mezcla la mantequilla en pomada y la crema de praliné, y trabajar hasta que se incorporen al resto de ingredientes.

Todo lo anterior, si es posible, es conveniente hacerlo con la ayuda de un robot de cocina, a velocidad alta.

Montar las claras a punto de nieve duro y reservar.

A partir de este momento incorporaremos los ingredientes secos y por ello hay que trabajarlos, bien con el robot a velocidad muy baja o, mejor aún, con una espátula, a mano.

Tamizar la harina, la levadura y la sal e incorporarlas lentamente, trabajando bien para que no se formen grumos.

Añadir a la mezcla resultante las claras montadas a punto de nieve, realizando movimientos envolventes con la espátula, para que el aire que se pierda sea mínimo y el bizcocho quede jugoso.

Preparar un molde en forma de anillo (tipo “Bundt”, en mi caso fue uno clásico de Nordic Ware, que son los que compro desde que sigo los sabios consejos de Luisa, mi pastelera preferida). La preparación puede ser la clásica, untándolo con mantequilla y espolvoreando harina sobre ella, pero yo os recomiendo que compréis un desmoldeante de aceites vegetales, porque es la forma más segura de que, sea cual sea el molde, el bizcocho se deslice sin averías imprevistas, hasta la bandeja. Yo utilizo uno de la marca Dübör, que encargué en la tienda de María Lunarillos y del que ya no pienso separarme, porque es magnífico.

Poner la masa en el molde y meterlo en el horno que ya habrá alcanzado los 170ºC, durante aproximadamente 40 minutos.

Pinchar antes de sacar del horno y, cuando la aguja salga limpia, ya está cocido. Si es así,sacadlo enseguida del horno, porque más tiempo del necesario no significará una mejor cocción sino una menor jugosidad del bizcocho.

Esperar unos minutos hasta que se temple y desmoldar el bizcocho sobre una rejilla.

Una vez esté totalmente frío, preparar la glasa. Para ello hay que mezclaren un bol el azúcar y el ron con un pincel de silicona, las cantidades aquí son aproximadas, dependerán de si nos gusta la glasa más o menos líquida, yo la prefiero un poco densa, pero eso es muy particular y además es fácilmente modificable si nos equivocamos.

Cuando la mezcla esté como deseamos, extenderla con el pincel sobre el bizcocho con forma de rosco. Una vez fría la glasa, ya se puede servir.

NOTA: Con frecuencia los bizcochos no quedan uniformes, para mejorar su apariencia bastará con cortar la base con una lira para que se equilibre en altura.

 

¡Buen provecho, socios!

 

FRANCESCA. Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

 

Quizás también te guste leer:

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *