Pages Navigation Menu

El clon

Antes, los herederos de los jefes eran sus hijos, más tarde fueron sus nietos (problemas del aumento de la esperanza de vida en nuestro país, que ha dejado a toda una generación “entre pan y pan”), a veces, un sobrino avispado salía de entre las piedras (era el más peligroso, porque previamente había tenido que “cargarse” las aspiraciones del resto de sus primos). Pero esas figuras ya son antiguas, ahora lo que se lleva es el “clon” del jefe. Ese personaje extraño, que parece surgir de la nada, que tiene como gran mérito haber parecido invisible (e inofensivo), hasta que se sitúa en la segunda línea de poder, listo para atacar la cima. Solo entonces el clon surge de entre las sombras.

No obstante, la naturaleza manda, y sin saber como, suele pasar que el azar procure al jefe un heredero natural; alguien con formación y carisma, y entonces el clon atraviesa su peor momento, sufre, se amarga e intenta pensar una estrategia sin más premisas que ser útil para alcanzar el cetro que ansía (dejando de lado cursiladas como la ética o la estética…). Ahora bien, como las personas normales “sólo” aspiran a ser felices, en su vida familiar, en el desarrollo de su profesión,… el clon del jefe tiene que limitarse a esperar a que el heredero natural se vaya a buscar su felicidad a otra parte.

Finalmente, llega el momento más deseado y el clon ya sólo tiene un escollo en su carrera: el jefe (su modelo, su luz y su guía)… entonces empieza otra historia, que ya os iré contando (si no se me quitan las ganas, claro).

Yo trabajo como secretaria y aspiro al máximo que puedo aspirar en mi situación: que las órdenes me las dé alguien, por lo menos, tan inteligente como yo. Eso, por muy raro que parezca, pasa en contadas ocasiones y cuando pasa, si pasa, sabe a poco.

¡A reveure, “mindundi”, qué te vaya bonito!

Escribo. Leo. Horneo. Siembro.

  • facebook
  • twitter

1 comentario

  1. Un matrix a “tutiplen” de jefes: Qué miedo!

    Cal,mante vitaminado: bienvenida a la blogoterapia!(de Jesús Martínez http://edublogy.blogspot.com/index.html)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *