Pages Navigation Menu

Enrique

Estoy tumbado en la hamaca del jardín. Leyendo. Se acerca una de mis hijas, se pone a mi lado y dice, mostrándome un papel blanco plegado: “mira, una gaviota”…

¡Cuántos momentos están unidos a un libro!

Y cuántos libros diferentes: uno para cada situación, uno para cada sentimiento. Tan distintos como las emociones a las que han dado palabras. Poemas, cuentos y novelas que llegan hasta nosotros siempre con una mezcla de azar y necesidad, dándonos paso hacia mundos soñados por otros y que haremos nuestros, como si fueran nuestros propios recuerdos.

Leer es una forma de vivir.